Quicena y El Castillo de Montearagón (Huesca) : Historia y cultura de un pueblo
Quicena
Histórica y Cultural

Ermita de San Pedro Mártir


Situada en el Camino Viejo, a las afueras de Quicena, quedan los restos visibles de lo que fue una ermita medieval (siglos XIV-XV). 

 



Fotografía: Ermita de San Pedro Mártir (Quicena)
(Foto: S. Baso Simelio, c. 1926-1929. Fototeca de la Diputación de Huesca, Fondo S. Baso)


Por lo que se puede apreciar en sus ruinas, era de planta cuadrada y de piedra arenisca, con dos o tres hiladas de sillares de arenisca en sus flancos este y oeste, sus lados mejor conservados. Tenía un contrafuerte en uno de sus laterales, así como un pequeño vano de iluminación. 

 









 

Cada año, el 29 de Abril, festividad del Mártir Pedro de Verona, se iba en romería a la ermita de San Pedro Mártir (ahora en ruinas) a las afueras de Quicena, a quien se le imploraba para favorecer la lluvia. Según cuenta la historia, el Santo hizo llover para convencer a un hereje que le había desafiado.

Por escritos y fuentes orales en archivos, se sabe que la Ermita de San Pedro Mártir de Quicena sirvió como refugio a soldados del bando republicano en la Guerra Civil Española (1936-1939). 




Quicena (Ermita de San Pedro Mártir)
Sobre costumbres y tradiciones en Quicena (pág. 241)