Quicena y El Castillo de Montearagón (Huesca) : Historia y cultura de un pueblo
Quicena
Histórica y Cultural

Iglesia de la Asunción de Nuestra Señora de Quicena


Situada en la Plaza de San Pedro Mártir de Quicena, se encuentra la Iglesia de La Asunción de Nuestra Señora, que pertenece a la Diócesis de Huesca y Arziprestazgo de Sesa-Berbegal

Su Párroco desde septiembre de 2016 es el 
Padre Rafael Nieto Maldonado
. 

El horario de misas para el año 2016/2017 será los domingos, a las 12:00 de la mañana. El templo parroquial de Quicena podrá visitarse entre las las 11:45 y las 12:00 horas, antes del comienzo del oficio.

El horario de misas de verano en 2017 será los domingos a las 9:00 de la mañana.




HISTORIA

La iglesia fue mandada construir a expensas del abad de Montearagón, Pedro Cayetano Nolivos entre 1712 y 1731.

El abad Miguel Asín, entre 1765 y 1791mandó dorar la custodia y el retablo de la Iglesia.

Un siglo después, en 1858, fue reparad
a por primera vez la iglesia y se añadió el módulo superior del campanario.

En la Guerra Civil (1936-1939), según cuentan los vecinos del pueblo, la Iglesia de Quicena fue asediada por el bando republicano. El retablo y muchas obras de arte que en ella se custodiaban fueron extraidas del tempo, apiladas en la plaza del pueblo y quemadas.

La iglesia tambien se quemó, y no se derrumbó por completo debido a los recios muros que la sustentan.

A finales del siglo XX se acometieron obras de restauración y consolidación como la Lonja y zona ajardinada a los lados, las puertas de madera de la entrada al templo y el servicio que está situado en la torre del campanario.

A principios de este siglo XXI, se han recuperado dos lienzos de gran valor artístico, diferentes obras que estaban en un almacén de la Parroquia, se ha pintado de blanco la nave y de rojo el presbisterio, y se han arreglado grietas y humedades.

En 2016, se ha arreglado el reloj del campanario, dotándolo de un mejor mecanismo y sonido de las campanas. Este mismo año, la Parroquia de Quicena ha recibido varias donaciones que incrementan el patrimonio de la Iglesia. Entre estas donaciones, la más representativa, es la talla de la Virgen de la Asunción, cuya representación iconográfica no se hallaba entre la imaginería de la Iglesia.   


  

EXTERIOR

De estilo Barroco, los muros son de sillería y ladrillo, con remates de ladrillo a modo de pequeñas ménsulas en el tejado. Su campanario cuadrado, está decorado con esquinas molduradas y rematado en la parte superior con un módulo de ladrillo con reloj y cúpula en pico, posiblemente añadidos en el siglo XIX.

Su lonja fue reconstruida entre 1999 y 2001 y las puertas de madera, al igual que la lonja, fueron restauradas y engarzadas en el pórtico de arco de medio punto con dovelas decoradas con casetones. Las tareas de restauración de las monumentales puertas fueron realizadas por la Carpintería Blasco de Quicena. 



En la parte superior se puede apreciar el escudo de la Villa de Quicena, tallado en la madera.


La Iglesia Parroquial de Quicena es de planta basilical, de tres naves divididas en cuatro tramos cubiertos por bóvedas de lunetos y rematada con ábside cuadrangular.

 

 




Fotografía: Padre Joheman García

EL INTERIOR

EL ALTAR


El altar mayor está compuesto por una mesa de piedra con crismón en hierro en el que reza  la inscripción: “Me acercaré al atar de Dios”. Además, de la sede del cura, un atril para apoyar las sagradas escrituras y un portavelas eléctrico. 








En el presbiterio se ha colocado tres lienzos a modo de retablo que se utilizaban en la primera mitad del Siglo XX como marco móvil para los monumentos en la celebración de las misas de la Semana Santa quicenense. Los trabajos de restauración se han llevado a cabo en 2014, y la empresa que se ha encargado de restaurarlo ha sido Eco-Arte, mencionando a las restauradoras Clara Broto y Cristina Peñarroya, que han hecho un excelente trabajo.


El lienzo enmarca a la talla del Cristo Crucificado, que es la imagen más grande que posee la Iglesia de Quicena y el sagrario.





Entre las últimas donaciones recibidas, se encuentra la talla de la Virgen María del siglo XIX, cedida por Delegación de Patrimonio de Huesca. Esta talla se ha consagrado como la Virgen de Quicena y se ha situado a la derecha del altar.



NAVES LATERALES


Tramo Izquierdo. Imágenes
  • Talla de Nuestra Señora de los Dolores.
  • Talla del Sagrado Corazón de Jesús.

  • Cuadro de San Fabián y San Sebastián.
  • Talla del Apóstol Santiago Matamoros, Patrón de Quicena.


  • Cuadro de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.
  • Talla de San José y el Niño.
  • Talla de San Pedro Mártir, patrón de Quicena.

Tramo Izquierdo. Altares
  • Altar de Casa Clavero
  • Altar del Pueblo de Quicena
  • Altar de Casa Monzón
Confesionario


Tramo Derecho. Imágenes
  • Cuadros de Cristo portando la Cruz y de la Virgen de los Dolores.
     
  • Talla de la Asunción de la Virgen sobre peana tallada a mano.

  • Lienzo de tela que representa La Santísima Trinidad.
  • Talla de Nuestra Señora del Pilar.
  • Cuadro de la Adoración del Rey de Aragón a la Virgen del Carmen con el Niño.
  • Talla de Virgen del Carmen con el Niño.
  • Talla de San Antonio de Padua.
  • Talla de San Isidro Labrador.

  • Talla de la Inmaculada Concepción de María.
  • Altar de la Casa Ciria
  • Altar de la Casa Pardo

NAVE CENTRAL

Como se ha mencionado al principio, en referencia al exterior de la Parroquia, las puertas de entrada están engarzadas en una portada de arco de medio punto.

A la derecha de la puerta nos encontramos con la pila bautismal en piedra y custodiada por una reja de forja de hierro que data del año 1879.



Al lado izquierdo, se ha colgado un cuadro que reproduce la imagen de la Nuestra Señora del Huerto venerada en Quicena, para tener buenas cosechas.


A cada lado de las naves hay una benditera o pila benditera del mismo material que la pila bautismal, incrustadas en el muro de la parroquia, y posiblemente, fechadas en el mismo año.

    

La nave central está ocupada por bancos de madera, restaurados en 2014 y el suelo es de azulejos que imitan al granito en diferentes tonalidades. Las baldosas del altar son cuadradas con dibujo de cruz y la parte del altar y el escalón de acceso, están tapizadas en moqueta roja.




En la parte superior se encuentra el coro con una balconada de madera y un ventanal a modo de rosetón que lo ilumina. En el lateral derecho tiene una cruz de madera.



 

 


SACRISTIA

La sacristía se encuentra en la parte derecha del presbiterio, y a su entrada se encuentra la sede, que es un banco de tres plazas de madera.



Dentro de la sacristía, se ha colocado una cortina de terciopelo rojo, con aplique dorado, restaurada en 2015.
 
Se han recuperado dos custodias de oro y plata del siglo XX, una dedicada a Santa Águeda y otra a San Blas.



PARTES AUXILIARES DE LA PARROQUIA

La Iglesia de Quicena cuenta con un servicio que se encuentra a los pies de las escaleras que suben al campanario y a derecha de las puertas de entrada hay un almacén.


DECORACIÓN Y PATRIMONIO HISTÓRICO


Se puede considerar que la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Quicena es austera en cuestión de decoración y no cuenta con un rico patrimonio cultural, pero posee una imaginería religiosa, que más que por su valor histórico, tiene un valor sentimental para todo el pueblo de Quicena.

Como se ha mencionado durante la descripción de las naves laterales, la Iglesia de Quicena tiene unos frescos pintados en sus muros que hacen función de retablos en cada tramo de las naves.

Sus paredes están pintadas de blanco y el presbiterio de un rojo intenso, realizado a principios de este siglo. Antes de que se pintara así, las paredes y columnas de la Iglesia estaba pintadas de blanco y color pastel, y el presbiterio de blanco. Con cuatro de las tallas que ahora están situadas en las naves laterales, formando una cruz.


En las columnas de la Iglesia están colgados en formato de cuadro, el Via Crucis, que se refiere a las diferentes etapas o momentos vividos por Jesús desde el momento en que fue aprehendido hasta su crucifixión y sepultura, a lo largo de las XV estaciones que lo componen.



La Iglesia también posee otras tallas de menor tamaño como un Sagrado Corazón de Jesús y una Virgen del Carmen (que están custodiadas en la Sacristía y donadas por Dª Carmen Guiance), el Niño Jesús junto al altar y Santa Teresa de Jesús custodiando los oracionarios.

   

Entre su patrimonio se encuentran las oracionarios de misa en latín:



  • Initium sancti evangelii, secundum joannem
  • Sacerdos, cum lavat manus dicat
  • O Sacrum Convivium
  • Sacerdos Infundit Vinum
  • SACERDOS LAVAT MANUS

ÚLTIMAS DONACIONES


Las últimas donaciones en 2016 que ha recibido la Iglesia de la Asunción de Quicena ha sido la de un armonio o harmonium cedido por la Catedral de Huesca, y que está en perfecto estado
.

 

Un pilar de madera y la sede del sacerdote, recuperados por la restauradora María Josefa Escar, al igual que los nuevos tapizados del mobiliario.

  



Como se ha comentado en el apartado de Historia de la iglesia, en 2016 se han recibido dos donaciones de dos tallas que representan la advocación mariana, de muy diferentes estilos. La primera, que data del siglo XIX, se consagró en mayo de 2016, y se la ha llamado Virgen de Quicena. La segunda, esculpida en 2015 por el escultor zaragozano Santiago Osácar, y consagrada en julio de 2016, ha sido la Virgen de la Asunción de Quicena o la Virgen de la Corona de Perlas, está última aún por ubicarla en la Iglesia.

 

 


En Junio de 2017 se donó un panel rectangular de madera tallado con formas florales en blanco decape, con medida 100 x 40 cm., y que hace de retablo para la Virgen de la Asunción.

 

 
Este mismo año 2017, se donó un azulejo con la inscripción del nombre de la Iglesia en fondo blanco y, letras y borde en azul cobalto, con medida de 30 x 30 cm., realizada por Artesanía Aliaga en el que reza la inscripción:

+
IGLª PARROQUIAL
ASUNCION Nª Sª
SIGLO XVIII


 Patrimonio de la Iglesia de Quicena