Quicena y El Castillo de Montearagón (Huesca) : Historia y cultura de un pueblo
Quicena
Histórica y Cultural

Calle y ronda de Montearagón


La calle de Monteragón y la ronda de Monteragón, en Huesca ciudad, llevan el nombre del ilustre cenobio de Montearagón.

En la Ronda de Monteragón se encuentra todavía los restos de la antigua puerta del mismo nombre, conocida hoy popularmente como La Porteta, de la que salía el antiguo camino de Montearagón y el corral de la Puerta de Monteragón que englobaba varios campos y una balsa dentro de una cerca o tapia, que posteriormente se instaló el llamado Campo del Toro, actual coso taurino.





También se conservan en esta ronda, llamada tradicionalmente el Trasmuro, los restos más importantes y continuos de la antigua muralla que rodeaba la ciudad de Huesca. En parte de este tramo del muro no se ha levantado ninguan edificación posterior, tal como postulaban las exigencias estratégicas medievales.


En 1445 el Abad de Monteragón, don Carlos de Urríes, autorizó al Concejo oscense, y sin que ello sirviera de precedente para ocasiones posteriores, la extracción de piedras del monte del monasterio  con destino a la muralla de Huesca, cuya reparación había decretado las Cortes aragonesas.