Quicena y El Castillo de Montearagón (Huesca) : Historia y cultura de un pueblo
Quicena
Histórica y Cultural

Pan de la Última Cena salvado de las llamas (Siglo XV. Montearagón)


El Real Monasterio de Montearagón, ubicado en las cercanías de la ciudad de Huesca, como correspondía a uno de los más importantes centros espirituales y de poder socioeconómico de todo el Reino de Aragón, atesoraba importantes reliquias, tanto de santos diversos como de objetos que habían tenido alguna relación con los primeros momentos de la aparición del cristianismo.


Igual que sucedía en la lejana Constantinopla, una de las joyas más preciadas del cenobio oscences lo constituía un pequeño fragmento de pan de la Cena del Señor, aquella en la que Jesús instituyó el sacramento de la Eucaristía en torno a los dosce Apóstoles, es decir, auténtico pan de Jerusalén.

Durante siglos, ha sido duda si el pan conservado en Montearagón es un fragmento del consagrado directamente por Jesús, pero de lo que la tradición tiene toda certeza es que se trata de pan que estuvo sobre la mesa en la que tuvo lugar la última cena.

Pues bien, con ser extraordinario que reliquia tan importante fuera a parar al real monasterio, más potentoso es todavía que este fragmento de materia tan perecedera y frágil se salvara del incendio que asoló el convento en el año 1477.

El convento había padecido para entonces varios incendios parciales, pero este fue basatnte voraz, cebándose fundamentalmente en la iglesia conventual, cuyo altar mayor fue pasto de las llamas por completo, sin que los esfuerzos de los propios monjes, de los donados y de los vecinos de la cercana población de Quicena pudieran sofocarlo con prontitud.

Como protegido por una fuerza invisible -junto a otras muchas y singulares reliquias- el fragmento de pan apareció intacto entre los escombros y las cenizas, lo que dió origen a que llegaran a Montearagón fieles de todas las latitudes para admirar aquel testimonio único.

Blasco de Lanuza, V. Historias eclesiásticas ... de Aragón ..., I, lib. 4, caps. 30 y 31. Faci, Roque A., Aragón ...., I, pág. 18