Quicena y El Castillo de Montearagón (Huesca) : Historia y cultura de un pueblo
Quicena
Histórica y Cultural

Fiestas Mayores


La Fiesta Mayor
 de Quicena se celebra el 25 de Julio y su patrón es Santiago Apóstol (Santiago Matamoros).






Programas de fiestas:

2020 2019 2018 2017 2016 
2015 2014 2013 2012 2011 
2010 2009 2008 2007 2006 
2005 2004 2003 2002 2001 
2000 1999 
1998 1997 1996 
1995 1994 1993 
1992 1991 
1990 1989  1988 19871986


Carteles de fiestas:

  2016   2005   2003  
 
2002   1999   1993 



Escritos de Javier Tomeo sobre las Fiestas Mayores de Quicena:

Escrito en 1989
Escrito en 2000
Escrito en 2001

Escritos de Pedro Ramón Rais sobre las Fiestas de Quicena

Castillo de Montearagón (1988)

En la constante de la historia, y en que la daga de los siglos apuñalaba el cadáver del Castillo de Sancho Ramírez, entre sombras espectrales, yo he visto dibujarse, en tintas de sangre, figuras de moros y cristianos encontrados.

Estos vetustos muros roídos por el rugir silencioso de la carcoma del tiempo, lustro a lustro, conocieron el servicio del yugo sarraceno, conversania de grima, la carnia y el martirio. Y hasta Calvino se ensañó con Miguel Servet, porque fue alguien donde de curso estudios superiores en este monasterio.

Corintos y capiteles, en desidia rodado por los suelos? Tristezas y melancolías, recuerdan lúcida arquitectura: ventanales mirando, un día, hacia un mundo en agonía, hoy cuencas vacías por donde silban vampiros y lechuzas y otean prismáticos de turistas.

¿Qué pensarán los árabes, hoy día, de Santiago El Mayor, si echan su vista atrás, por encima de las gibas del camello, de aquel su pasado esplendor?; Otrora remoto, dirán nos arrojaron de la piel de toro, como parias o seres indeseables y arrojadizos, y hoy si les corre el coche, a los españoles, es porque nuestros solícitos jeques del golfo les mandan barriles de oil y queroxenos en crudo. También para las motos de ambos sexos, incluidas. José Joaquín, súbete a mi derbi. Fin.

Un Chiste-Poema de pila (1990)

Llevan a bautizar una niña recién,

sacada de la cuna, y ante la impresión

que le produce el agua de la pila

echa a estornudar la niña, ¡atchis!,

¡atchis!. Entonces el cura dice: hay

que ponerle penicilina intensiva

a esta niña. No, mosén, esta niña no

se llamará Penicilina, replica su

madrina; si no que se llamará Pepa

como su abuela que en gloria esté.

¡Viva la Pepa!, vitorean a coro los

asistentes al bautizo, y que no son pocos;

Entre aplausos u ¡olés! De júbilo: Todo

un delirio de frenesí desbordado, con

brindis de cava a gogó y sandias

“santiagueras”  granate, refrescantes en

abundancia de tutiplén, de la fértil

huerta de Quicena. ¡Mmmmm, que buenas!

 
Para rondar la puerta del alcalde (1992)

Encantado por todo lo alto

admiro respetuoso al señor alcalde,

también a la señora Alcaldesa

porque tienen una nieta

que parece una princesa


Las Fiestas Mayores de Santiago (1992)

Cuando llega Santiago picando espuela

cabalgando sobre el caballo blanco

todo el pueblo huele a cordero asado,

alfajuelo por los cuatro costados y-o a vino

rancio macabeo de casa Pelaire


El Jolgorio festivo (1992)

A la llegada del día de Santiago

todo el vecindario de chicos y chicas

se vuelca a la calle

para celebrar con un entusiasmo

de júbilo delirante.

Tampoco faltan los asiduos foráneos

que año tras año vienen

con su notable presencia a honrarnos

y que con ellos nos congratulamos.

¡¡ Vivan las gentes de meloneras de Quicena !!

¡Felices Fiestas!


Ruedo Ibérico (1996)

((Una casa para soñar))

Cosas de la vida

Iré a rondar a tu reja y si ves que

me derrito no apagues mi sed con

agua caliente. Porque yo la prefiero

clara y fresca como la de la fuente de la

garaparaveruela de Perales de Tajuña.

O como la del Canal de Lozoya e Isabel II (Madrid).

O como la de San Julián de Banzo (Huesca).

O como la de la Canaleta de

Quicena; aunque padezco a veces

arritmia, no obstante, viva mi

pueblo. ¡ Olé !

Viva Santiago Apostol cargado de melones y sandías ¡Uum! ¡qué buenos y melosos ellos!

Este autor en la guerra recorrió todos los lugares descritos en el poema. 


Muy Entretenido (1996)

A Amaya, por su amistad.

A Juan por su acoso y derrivo.

A Rodolfo, por la parte que le toca.

¡Duerme, niño, duerme!

Tu padre apacienta el ganado;

Tu madre sacude las ramas del

frondoso arbolito, un delicado sueño

cae desde su ramaje para ti.

¡Duerme, niño, duerme! En los

cielos pastan los rebaños; Las

estrellas son corderitos; la luna

es el pastor. ¡Duerme, niño, duerme!

Viva el buen humor.

Hoy hemos comido patitas de cordero de Quicena (Huesca) y nos hemos chupado los dedos.